Cuadros según categorías - Impresionismo

¿Te gustan los colores pastel? ¿Amas el sol, la luz, la alegría y la dinámica? ¿Aprecias el tema alegre: bonitos retratos, hermosos paisajes, vistas de calles urbanas muy transitadas o escenas llenas de energía vital? Si es así, de seguro te deleitarás con los cuadros de los impresionistas franceses, obras que a menudo se asocian con el impresionismo, una tendencia en el arte dirigida a poner un juego de luz sutil en el lienzo en un momento específico. ¡Pero estos no son los únicos cuadros impresionistas cuyas reproducciones y elaboraciones contemporáneas se pueden encontrar en nuestro catálogo! ¿Cómo utilizar los cuadros al óleo impresionistas en la decoración de un apartamento o una empresa sin obtener un efecto anacrónico o extravagante? Tenemos algunos consejos para ti!

79 cuadros

 

Momentos fugaces: impresionismo

El impresionismo, como sugiere su nombre ("impresión" no es más que eso, una impresión), es una corriente que apunta a derramar sobre el lienzo sentimientos sutiles surgidos en la mente del creador bajo la influencia de un momento dado. Por lo general, esta impresión fugaz fue causada por un juego de luz específico, por lo que las pinturas de los impresionistas franceses y sus sucesores están tan llenos de luz captados de cada momento del día y en ocasiones también de la noche.

Aunque es difícil de creer al observar estas simples y delicadas obras por los ojos del espectador contemporáneo, los cuadros de los impresionistas, precursores del movimiento, fueron tan revolucionarios en su época que incluso causaron escándalo. Hace casi dos siglos, para el público francés fue difícil de asimilar que el pintor pudiera abordar no solo temas sacros, como les sucedió a los impresionistas, sino también: ¡qué horror! - ¡Que salga del aislamiento de su estudio con un caballete y pinte fuera la naturaleza! Hoy en día, probablemente no haya cuadros impresionistas que escandalicen a nadie por esto, pero aún así, las imágenes que representan esta tendencia son excelentes para decorar un apartamento.

Impresionismo: cuadros y autores adorados por generaciones

El movimiento impresionista nació a mediados del siglo XIX y esta corriente cambió el curso de la historia del arte. Curiosamente, no ha perdido su encanto hasta hoy y obras como los cuadros de Monet, Manet, Degas, Renoir o Van Gogh u otras pinturas impresionistas (o más bien sus reproducciones porque los originales alcanzan precios récord en las subastas) Todavía se consideran una decoración interior atractiva, tanto para el hogar como para una empresa. El cuadro Impresionista El amanecer es uno de los temas impresionistas favoritos (el ejemplo más famoso es la maravillosa “Impresión”). El amanecer de Claude Monet, que dio nombre a todo el movimiento y que por cierto, es uno de los cuadros más caros de la historia, se verá genial tanto en una oficina, así como en el dormitorio de una casa o incluso en la pared de la sala de un restaurante (¡especialmente francés por supuesto!).

Sol pleno y colorido: cuadros impresionistas

Si estás buscando una decoración clásica, bella y de muy buen gusto para una sala de estar, dormitorio o cualquier otro interior, los cuadros al óleo impresionistas, especialmente los paisajes serán perfectos, sus colores y su ambiente alegre combinarán maravillosamente con interiores donde predominen los colores luminosos, especialmente neutros, llenos de materiales ligeros y naturales. Una gran reproducción de una pintura de Monet, colgada en un lugar llamativo del interior, por ejemplo sobre un sofá en la sala de estar o en una cama en el dormitorio, dará tono a todo el interior y lo hará lucir muy, muy elegante. 

Cuadros impresionismo como elemento de decoración moderna

Los cuadros más conocidos del Impresionismo, ya sea la Impresión de Monet ya mencionada, o una serie de retratos de bailarinas de ballet y otras escenas del pincel de Degas o incluso algunos paisajes inquietantes de Van Gogh, tienen cierta suavidad y delicadeza que resultan de una típica técnica de pintura impresionista basada en poner el color con pequeños puntos y pinceladas delicadas. Esto, combinado con una paleta de colores pastel típica de los impresionistas, hace que estas pinturas creen un maravilloso contraste llamativo en los interiores que están decorados en un estilo austero y moderno: se recomiendan especialmente cuadros al óleo impresionistas, para decorar espacios minimalistas.

Impresiones fugaces, calidad duradera

Las ideas para la pintura impresionista pueden haberse basado en momentos fugaces e impresiones momentáneas, ¡pero sobre nuestras reproducciones definitivamente no puede decirse que son "fugaces". Las imprimimos en un lienzo muy duradero, que se asemeja de manera ilusoria al lienzo de la pintura tradicional utilizando una innovadora tecnología de impresión de látex, lo que permite una representación muy realista de colores y una durabilidad considerable. ¡Deja que ese momento sea duradero!