-45%   PROMOCION  Solo falta:  
Ocultar
Quiénes somos
Pedidos
Nuestros materiales

Inspiraciones - Fotomurales - Salón

Fotomural ombré cielo

Fotomural ombré cielo

Número de fotografía: #28172379
Material: Fotomural de vinilo
Medidas: 100 x 100 cm (ancho x alto)
22,57 EUR
Cambiar tamaño

Aparte del cielo azul, hoy no necesito nada ... 

El azul es un color elegante: cuando se usa en interiores, le da frescura, ligereza y aumenta el optimismo, por lo que no es de extrañar que sea muy apreciado en los países mediterráneos, y cuando se traslada a nuestros hogares, ¡nos recuerda a unas maravillosas vacaciones en Grecia! Un fotomural correctamente seleccionado es suficiente para darle al interior un carácter único.

Hay miles de posibilidades de utilizar el color azul en las decoraciones, es una tonalidad que encaja perfectamente con varios tipos de muebles y, como el cielo, es un excelente fondo para plantas y todo tipo de chucherías. Y es el motivo del cielo lo que vale la pena aplicar en la pared, especialmente en forma de un encantador fotomural. El esquema de color ombré recuerda a un lienzo enorme gracias a sus colores delicados y pastel, y los accesorios colocados frente a él parecen verdaderas obras de arte, unas esculturas o flores colocadas en una delicada cómoda encajan perfectamente en el clima mediterráneo.

El cielo en tonos sombríos amplía discretamente el espacio, gracias a los colores naturales. Su ventaja es sin duda la frescura y luminosidad que aporta a las estancias, asociándolas a un día soleado de primavera y verano. Gracias a esto, un fotomural de este tipo es perfecto para una sala de estar, pero sobre todo para un dormitorio, propicio para la relajación. En este contexto, las fotos, cuadros y espejos también se ven bien, dando a toda la habitación un aspecto ligeramente aristocrático.

El cielo ombré también es una excelente manera de decorar la habitación de los niños. Los pasteles no cansan la vista, pero tampoco distraen la atención, lo que favorece el aprendizaje y el desarrollo. Para los pequeños de la casa, es un buen fondo para otras imágenes que lo ayudarán a conocer el mundo, como osos de peluche sosteniendo globos o animales del bosque tomando el sol de primavera. Los niños mayores, por otro lado, apreciarán este estilo extraordinario porque pueden adaptarlo con éxito a su imaginación; los niños pueden decorar su dormitorio con aviones y las niñas con flores de colores.

Los delicados azules combinados con el blanco también aportarán un aura positiva al comedor. Un fotomural con tal motivo queda bien en una pared con una mesa; no solo daremos la impresión de que comemos al aire libre, sino sobre todo, en un ambiente muy positivo, casi festivo. Si aún no estás convencido de esta idea, recuerda un picnic de primavera. ¿No era entonces particularmente encantadora la vista del cielo?